martes, 26 de agosto de 2014

Bravada. Jugar por turnos es divertido.

Ya mencioné al juego de Interbellum en uno de los rincones del desarrollador pero es que finalmente ha salido en Steam y ha caído una copia en mis manos así que es un gran momento para acercar la lupa y ver de cerca lo que nos depara esta simpática aventura.

Bravada es un juego difícil de clasificar dado que toma un poco prestado de varios elementos. Combates por turnos que a veces no lo parecen, un sistema de reclutamiento de enemigos, toques roleros muy descafeinados y una sensación de juego de tablero con figuritas, todo empastado con un grandísimo sentido del humor.

Esto es un vago resumen de lo mucho que nos ofrece Bravada.





Lo que parecía un título más nadando en la vasta oferta de juegos en la que estamos inundados se ha convertido en uno de los que más me están divirtiendo por lo inocente de su propuesta y lo bien que se ejecuta.





Bajo el pretexto de un enano jovenzuelo que sueña con ser un héroe (y con una barba), empezaremos a manejar a nuestro pelirrojo amiguete sobre un escenario cuadriculado, moviéndonos con las teclas o con el ratón, según nos vaya mejor. La cosa es que cada casilla que avancemos será un turno y el enemigo hará lo mismo justo a continuación pero a la práctica, en más de una ocasión, casi parece que estemos jugando en tiempo real. Lo que quiero decir es que es un sistema muy ágil que nos deja pensar pero a nuestro ritmo, para perder o no el tiempo según la ocasión lo requiera.

Una de las cosas que más me confundían al principio es una sensación de que se pueden romper las reglas, de que puedes trampear más de la cuenta, me explico; puedes agarrar al personaje y moverlo en la casilla que quieras dentro de un rango limitado. Con esa característica, inocente a priori, te encontrabas saliendo de los combates como el que hace trampas en el parchís cuando no mira el compañero, pero conforme avanzas en el juego eso deja de ser algo trivial y se antoja casi imprescindible.





Otra de las claves del juego es que es importantísimo ir en grupo aunque la prioridad absoluta es que nuestro héroe sobreviva. Todos los demás son prescindibles y no tendremos reparo alguno en sustituirlos por alguien más capaz. Aquí es cuando viene una de las features claves del juego y es que ese grupo nos lo crearemos casi al gusto.

Además de algunos pnj que se unirán a nuestra causa, podremos clonar a cualquier enemigo que queramos para que luchen a nuestro lado (siempre con un límite impuesto por un objeto consumible que provoca tal efecto) y no solo eso, porque irán ganando experiencia al igual que nosotros y llegado el punto subirán de nivel e incluso evolucionarán en una versión más poderosa de esa misma criatura, dándonos la posibilidad de elegir el rumbo de esa transformación. Podemos crear un grupo puramente melee, con la fila trasera con proyectiles o un popurrí caótico que nos funcione... como prefiramos.




A medida que avancemos deberemos decidir muy bien a que monstruo copiar y aprenderemos a que un movimiento mal dado puede desembocar en un gran desastre que nos lleve al punto de control más cercano. Suelen estar bastante separados entre sí así que nada de ir a lo loco.

Hay un ligero componente rolero con una historia de fondo, personajes con los que cruzar alguna frase y un inventario con toda la chatarra que vayamos recogiendo. Armas muy locas como por ejemplo, un guiño a Minecraft con algunos de sus típicos picos pixelados.




Bravada es un juego que derrocha buen humor y simpatía y seguro que nos encontraremos en más de una ocasión sonriendo delante del monitor. Los enemigos de vez en cuando sueltan algún chiste antes de morir o los locos personajes de la aventura nos soltarán perlas cuando nos los vayamos encontrando, repartidos por el escenario.

Los niveless son suficientemente largos y variados, con varios eventos que nos obligarán a jugar de una u otra forma distinta, cambiar nuestra estrategia  y cuando nos demos cuenta, estaremos totalmente picados con el boss de turno que se nos está resistiendo demasiado.




Conclusión

Bravada es un juego que se presenta extraño, mezclando muchos conceptos, pero que pronto se convierte en algo ameno y pegadizo que cuesta dejar. Su dificultad ajustable nos ofrece un reto a medida y el sentido del humor que desprende junto a sus graciosos gráficos me han acabado por conquistar.

Me ha sorprendido muy gratamente a pesar que en un principio no creí que fuera a encajar con mis gustos. Así que si os gustan los juegos en los que haya que pensar un poco, sin demasiadas reglas que enturbien ese ratito que queremos dedicar a jugar y echar algunas risas por el camino, no lo dudéis, probad Bravada.

Que no lo tienes claro? No hay problema, hay una demo disponible, justo AQUI.








Interbellum | Bravada
Gameplay | Pixels Mil 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar!

Quizás también te interese...