lunes, 30 de junio de 2014

Retro-análisis: Blood (por Viwalls)

En una época donde los FPS estaban de moda y coronaban la cima títulos como "Wolfestein", "Doom", "Doom II", "Hexen", "Heretic" o "Duke Nukem 3D", toda una generación catalogaba como suprema la ultraviolencia que ofrecía ID Software, señalando a la franquicia "Doom" como lo más brutal y extremo que había salido hasta hoy día. Y es que es normal, nadie puede resistirse a ese encanto.

Nunca olvidaré la primera vez que mis ojos vieron "Blood", yo era pequeño y básicamente no entendía siquiera la historia que quería trasmitir la obra pero si podía empezar a percibir lo que mi retorcida mente escondía en lo más profundo y oscuro de mi ser, un especial gusto por lo grotesco que no conocía límites, y que empezó a crecer tras ser incitado por "Doom".




"Blood" bajo mi criterio es el mejor FPS de la vieja era.









Esta afirmación podría suponer un debate para cualquier persona que no tuviese el mismo punto de vista que yo, pero explicaré los motivos: siempre he visto la obra con el afán gore, extremista y satánico que traía consigo "Doom", pero con los toques carismáticos que dejaba el rey "Duke Nukem" llevados a un humor negro y cruel como el carbón.

I live... AGAIN!




La ambientación se sitúa entre 1920 y 1940 con ligeros toques de retrofuturismo y maquinaria plagada de bobinas Tesla, mezclado con temática críptica y satánica. Caleb busca venganza contra su antiguo maestro líder de La Cábala, un ser infernal más macabro de lo que una mente desequilibrada pueda imaginar. Emerges de una tumba, y tienes que avanzar a lo largo de niveles muy bien trabajados y con gran cantidad de detalles grotescos que lo conforman, mientras hordas de muertos vivientes, sectarios y formas de vida demoníacas se interponen en tu camino tratando de acabar con tu regreso al mundo de los vivos e inocentes humanos asustados que corretean de un lugar a otro envueltos en la reyerta por culpa del miedo. Nos acompaña en todo momento una banda sonora muy envolvente y cantidad de frases famosas y puntos cómicos por parte del protagonista además de guiños a películas y videojuegos.




Las armas que se pueden llevar en el juego son un amplio repertorio bastante curioso, capaz de hacer sufrir a tus víctimas y desahogar la ira que tarde o temprano nos consume permitiendo portar una horca de acero,  pistola de bengalas, la típica escopeta recortada de caza que tiene todo FPS digno de mencionar (que hace honor y mención a la típica frase de "Evil Dead 3: El Ejército de las Tinieblas"), Tommy Gun, lanzador de napalm, distintos tipos de dinamita, lanzar fuego desde un spray, el cañón Tesla, la sanguijuela de almas (mi preferida) y el muñeco voodoo. Además todas tenían un segundo tipo de ataque que ampliaba las posibilidades abriendo paso a distintos usos que nos serían de suma utilidad en nuestra encarnizada cruzada.
Lo admito, siempre me ha impresionado la creatividad que la obra ofrece para liquidar a sus víctimas, desde una muerte rápida a base de tiros hasta lenta y dolorosa quemándolas vivas.




En "Blood" se es un artista de la muerte, y nunca está de más ver volar los órganos y trozos de los culos pateados de tus enemigos volando por los aires.



                                                          @ViWalls                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Quizás también te interese...