miércoles, 22 de agosto de 2012

Jugando en red (Sobre demonios y recortadas)

El juego online es un concepto relativamente reciente. El poder jugar con otra persona sin tenerla físicamente delante es todo un avance tecnológico que se ha convertido en un estándar y para algunos incluso, en una necesidad incuestionable.

Pero los más viejunos seguro que guardan el recuerdo de su primera vez como algo muy especial, casi mágico. De hecho, ese es mi caso y es que recuerdo con pelos y señales como sucedió todo.




Nos remontaremos a principios de los 90, en plena época del incombustible Doom, pero espero sorprenderos con el desenlace de esta historia que seguro que a más de uno le podrá resultar familiar.

Después del salto.






Doom de id Software. Ese juego del que poco queda por explicar y es que fue la revolución del género, pionero técnicamente y el que realmente impuso las primeras bases a pesar de que no fue el primero. En casa de mi amigo Jose, nos imaginábamos en plena 'flipada' como sería jugar a la vez a ese tremendo juego (con los años descubriríamos que se podría jugar en LAN). Tardes y tardes hablando e imaginando como recorreríamos los pasillos matando Imps, recogiendo munición para la recortada y avisándonos de si el área estaba despejada, sacando la cabeza tras los muros antes de salir a matar. Una fantasía que sonaba aún muy lejana.




Pasaron los años y esos niños iban creciendo. Internet era para unos pocos elegidos y los que tenían la suerte de navegar, lo hacían a una velocidad irrisoria, casi de broma. Yo empecé con un modem de 32k, en Arrakis (alguien se acuerda de la compañía?). Internet por aquel entonces era algo gigante, un mundo desconocido lleno de información mal apiñada en webs completamente faltas de diseño. Algo grandioso. 

Salió Diablo. Otro revolucionario que tuvo a toda una generación enganchada al ordenador, destrozando ratones a golpe de incontables clicks. Horas recolectando trozos de armadura y usando pergaminos mágicos para volver al pueblo a comprar pociones de vida. Tenía un modo online y mi módem de 32k pedía a gritos un encontronazo con las tinieblas. Así que entré con algunas dificultades  la red de Blizzard, un precario Battlenet. Un chat con gente creando partidas y diciendo tonterías. Entré en la primera que encontré. Me acordaré TODA LA VIDA.



Juro que no he maquillado la historia ni un ápice.

Ahí estaba con mi guerrero en medio del triste pueblo, hablando con el herrero. Un jugador con una armadura imponente se acercó a mí y me empezó a hablar. Recuerdo ese momento de nerviosismo, era una persona de verdad jugando conmigo a Diablo! Me ofreció su ayuda en forma de objetos descomunales y en unos minutos estaba cargado de un equipo demasiado poderoso para mi nivel 1. Me sugirió que lo acompañara al primer dungeon y no pude negarme.

-Espera, no te acerques, mira esto - me dijo.

De repente todo empezó a explosionar alrededor y todo caía preso de las llamas. Nunca llegué a ver ese hechizo antes (Infierno creo que se llamaba). Cuando pude reaccionar de nuevo, se dirigió a mí:

- Quieres ser tan poderoso como yo? 
- ir cfrd s... SI. - dije intentando escribir en orden esas dos letras.
- El camino no será sencillo y deberás realizar unos trabajos que pondrán a prueba tu lealtad - decía el tipo, roleando. - La primera es traer a la partida a algunos jugadores extraviados. Invéntate lo que quieras, pero que vengan solos. 

Las partidas eran de jugadores limitados, no recuerdo el número pero era muy escaso. Salí al chat y empecé a vender 'nuestra' partida. No recuerdo las artimañas que usé ni que dije para embaucarlos, pero no se me dio del todo mal y pude convencer a tres o cuatro jugadores que posteriormente me dirían de todo (malo, claro).

Para el que no lo sepa, cuando un jugador mataba a otro, podía recoger una de sus orejas como trofeo. El tipo del poder ilimitado ya tenía sus orejas y me volvió a llamar para entrar de nuevo a la partida. Esta vez estaba con un par de amigos más.

- Lo has hecho muy bien. Solo te queda superar una última prueba.- sentenciaba rodeado de sus aliados- Debes sacrificarte.

Era la primera vez que jugaba asi, por lo que no tenía claras las consecuencias de una muerte en el juego. Debo decir que no me lo pensé demasiado, estaba alucinado.

- Está bien, que tengo que hacer?
- Simplemente no te resistas. - Y descargó un poderoso ataque que acabó conmigo de un suspiro. Recogió mi oreja y me resucitó. - Ya podemos salir.

Otra vez en el chat y sin dejar de rolear me dió las instrucciones para obtener ese poder casi ilimitado. Entre ventas de alma y sacrificios de sangre, me pasó una dirección web con un programa para cheatear el juego. Sí, mi primera experiéncia fue con un cheater y de paso, me convertí en uno. 

Poco más seguí jugando después de aquello y no volví a ver a ese personaje. Jugar con trampas al fin y al cabo no es divertido. Pero nunca olvidaré la sensación que tuve ese día. Como aquel jugador tramposo crearía un recuerdo imborrable que guardaré para siempre.

Aunque esa fue mi primera vez y aunque fue espectacular, me quedaba con la sensación de que faltaba algo. Quería jugar con algún amigo.

Empezaron a nacer los primeros cibers, no tal y como los conocemos ahora. Por entonces jugar desde casa era la mayoria de veces un suplicio con forma de lag. Casi como si recuperáramos una parte de la esencia de los recreativos, nos reuníamos en uno llamado 'Netrópolis'. Hacían las llamadas 'sesiones golfas' en las que por un módico precio nos podíamos tirar toda la noche jugando, bebiendo y fumando (unos gamberretes de cuidado, vamos).

Plena época del pique de los FPS por excelencia, Unreal Tournament y Quake 3. Yo era Quakero. Sentado en mi ordenador asignado, iba a jugar en red por primera vez. Con una coca cola al lado y escribiendo nervioso uno de mis primeros nicks 'Crimson'.




Empezó la partida, no dejaba de correr por los pasillos mientras me encontraba a toda esa gente que estaba sentada a mi lado. Pero fue cuando me dí de bruces con el amigo de mi infancia, Jose, con el que soñaba jugando a Doom, apuntándome con su recortada. Parecerá peliculero pero nos quedamos mirando sin dispararnos, aparté la vista de la pantalla y me estaba mirando, sorprendido. Estaba seguro de que estaba pensando lo mismo (y luego me lo confirmó). Sonreímos, volvimos la cabeza al monitor y por fin, la experiencia fue completa. Un sueño que se cumplía años después. Estábamos jugando en red.


30 comentarios:

  1. Bueno yo no me considero un gran experto en esto de jugar en red, pero al igual que tú, conservo algunos recuerdos imborrables. Yo también me inicié con el Doom vía LAN, jugando en las aulas de mi colegio, aunque rápidamente nos pasamos al Duke Nukem 3D, y la pasábamos de maravilla.

    Pero sin duda mis mejores recuerdos del juego en red son los del Counter Strike 1.6. Realmente era algo incomparable juntarse con varios amigos, formar un equipo y salir a enfrentarse a otros clanes por varias horas. Las partidas eran tan entretenidas e intensas que uno perdía por completo la noción del tiempo.

    Desde ese entonces no he podido vivir experiencias similares. He jugado en línea un par de veces, pero las sensaciones no tienen ni punto de comparación. Buena reflexión compañero, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También te digo que es una experiencia genial lo de jugar en la misma habitación con amigos via LAN. Se pierde parte de la gracia al jugar por internet, pero claro te lo dice uno que se pasó tardes y tardes en un ciber. Counter era como no, de los que más triunfaban!

      Gracias por compartir tus experiencias :)

      Eliminar
  2. Menuda forma de empezar, con un cheater que se creía Dios, suerte que no te convertiste en su aprendiz de por vida. Por cierto, ¿servían para algo las orejas de los otros jugadores?

    Realmente brutal el Doom, un juego único tan revolucionario como espectacular, jamás olvidaré el verano que me pasé viciando al Doom sin parar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja la verdad que si, además ni sabía que se podia hacer trampas en un juego como Diablo. Las orejas creo que no servían como nada más que un trofeo. Recuerdo que el 2 también se utilizaba lo mismo y no te extañe que lo conserven en la tercera parte cuando implementen en pvp (si no lo han hecho ya que ando desconectado con eso).

      Doom fue un juego que marcó como digo, una generación. Que pasada! También recuerdo cuando llegó la segunda parte... Plena época del shareware!

      Eliminar
  3. Yo también me inicié con el Doom vía LAN!!!!

    Recuerdo de forma muy intensa ese día que pudimos conectar un 386 con un 486.

    Estaba en la oficina, de noche, mi amigo Gabriel de visita por la ciudad. El problema es que en mi disco no tenía mucho espacio así que borré algunos archivos para poder instalar el juego.

    Fue memorable!!! Unas horas de juego alucinantes!

    Al otro día al volver al trabajo me di cuenta que me había cargado un render del 3DSTUDIO de esos de varias horas... Casi me fusilan jeje

    Eso fue más o menos en 1994 y nunca más volví a jugar en red hasta el 2002, que recien llegado a España en el trabajo haciamos unas tremendas partidas en red entre los compañeros, con el Counter Strike, Age of empires, Age of mithology :)

    Ahora que lo veo, menuda cantidad de años entre 1994 y 2002!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Doom en lan lo jugué mucho después cuando ya habían quakes correteando por nuestros PCs, pero la verdad que aún y así fué genial probarlo. Además ya aproveché para hacer mi pinitos con el editor de niveles aunque nunca llegué a hacer nada decente xdd

      Justamente el amigo que menciono en el post también hacía sus pinitos en el 3dStudio y recuerdo la de horas que llevaba renderizar una imagen por aquel entocnes! El cabreo que se debieron llevar tus compañeros jaja

      Pues ahora que lo dices, hay un gran hueco entre esa experiencia online! Y pensar que ahora es algo tan normal, verdad?

      Eliminar
  4. Doom ha marcado época en muchos sentidos, ¿verdad Toni? Yo también empecé con ese juego, pero conectábamos un cable en serie.

    Más adelante, cuando empezó a popularizarse Internet y jugar en red, no me llamaba la antención especialmente y ni siquiera Quake 3 me enganchaba, hasta que un día probé Dungeon Siege y me encantó lo de ir de aventuras con más gente. Probé entonces también con algunos juegos de guerra, pero lo que me atrapó de nuevo fue otro juego de rol: Neverwinter Nights.

    La verdad es que sigo prefiriendo jugar solo, pero sobre todo porque el poco tiempo me obliga a hacerlo. Ahora que estoy de vacaciones, he podido disfrutar de nuevo del juego online con los compañeros de Nivel Oculto y aunque solamente hemos jugado algún rato a Left 4 Dead 2, me lo he pasado en grande.

    Posdata: Aún tenemos pendiente probar el PixelJunk Eden y cualquier otro que te apetezca de nuestras listas de Steam, así que a ver si sacas algo de tiempo estas vacaciones. Si tienes un micrófono, mucho mejor, que así es más cómodo y también nos reiremos más. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tardé en jugar a Doom online y tuve que tirar de Diablo que además fue de forma muy casual y de paso inolvidable. De todas formas lo acabé jugando años después y aunque no fue lo mismo, me quité la espinita!

      Justamente tengo un amigo que me está diciendo de jugar al neverwinter 2 online. Lo estamos hablando todavía pero no me importaría ya que no jugué demasiado en red a juegos del estilo. Creo que incluso tu habías hecho partidas verdad?

      Left 4 Dead es una saga muy divertida sobretodo para jugar a algo de no pensar mucho. Es conectarse con un par de amiguetes y volar unas cuantas cabezas (o cientos!).

      La semana que viene vuelvo a estar con mi ordenador de sobremesa así que no te me escapas! jeje A ver si enchufo el micro que también es más cómodo :)

      Eliminar
    2. Para jugar en compañía te recomiendo el primer Neverwinter, del que efectivamente, hice mis pinitos como Dungeon Master y también creando historias y escenarios. El segundo no me gustó demasiado y la experiencia online no es tan buena, pero te puede valer si te apetece probar con algún amigo un juego de Advanced Dungeons & Dragons.

      Eliminar
    3. Pues lo tendremos en cuenta por si al final acabamos probándolo. Ahora que comentas, me sonaba algo sobre el tema aunque al final no llegué a jugar a ninguno de los dos. Gracias!

      Eliminar
  5. Me has hecho recordar los tiempos en que los cyberscafes inundaban las calles llenos de chavales dando voces en sus partidas al Counter, al Starcraft o al Quake, muy buen texto Toni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo viví esa época en los inicios y luego desde fuera ya que un amigo se montó uno en mi pueblo. La verdad es que me gustaba mucho el ambiente pero al final acabó muriendo inevitablemente. En la recta final recuerdo que la mayoría de los chavales tenían internet con una buena conexión y aun seguían viniendo al Ciber... ese componente social era irremplazable.

      Eliminar
  6. Genial tu historia, y que final eh!!! va me sincero con vosotros aunque conociendome no os sonará raro, yo no he jugado en un cyber en mi vida, siempre he sido más de pasar las tardes en salones recreativos, los cyber era más para los "frikis del pc" y la verdad ese no ha sido nunca mi mundo, aunque la primera vez que jugué online en mi vida creo que fue al Heroes of M&M II y también jugué bastante al Age of Empires, en consolas mi primera vez fue en el Dead or Alive de Xbox360.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tux! Entiendo que es uno de esos post difíciles de digerir pero me ha gustado mucho recordar esas cosas.

      Tú siempre a contracorriente eh? jaja Mucha gente no llegó a pisar un ciber en su vida, pero yo era uno de esos 'frikis del pc' jeje. De todas formas no podrías haber empezado mejor, El M&M II era vicio en estado puro!!

      Eliminar
    2. Dificil de digerir en absoluto, todo lo contrario a mi me encanta leer este tipo de entradas, apesar de no sentirme muy identificado, pero es como si el redactor (tú en este caso) nos abriera las puertas de sus recuerdos, creo que ayuda a empatizar y conocer más a la persona a la que lees habitualmente, a mi también me gusta este tipo de entradas y las suelo hacer habitualmente ya lo sabes.

      Eliminar
    3. Pues te agradezco enormemente tus palabras Tux :D La verdad es que de vez en cuando es divertido echar la vista atrás y recordar con detalle lo pasado para entender nuestros gustos y preferencias en el presente.

      Eliminar
  7. Juego online? EZO QUÉ É??? xDD

    Mi experiencia se remonta a Chu Chu Rocket de DC y una partida al Guitar Hero... juas!!

    Bicho raro me llaman...a ver si va a ser cierto...

    ^^


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Chu chu rocket! ya no me acordaba del juego online de Dreamcast. La cosa es que nunca lo llegué a probar.

      De bicho raro nada, piensa que aunque ahora sea un standar, no todos sentimos la necesidad de jugar en red. Bueno, yo si, a veces XD

      Eliminar
  8. Dios parece sacado de una película. Sacrificios incluidos.
    Todo tenía una tono muy sectareo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Pues te aseguro que así fue. La verdad es que ese roleo diablero fue muy bueno y me marcó mucho. Seguí esa estela en juegos como Ultima online o Star wars Galaxies, pero eso es otra historia...

      No podía quedarle mejor a un juego como Diablo, verdad?

      Eliminar
  9. Sonará muy friki para los profanos, pero me ha emocionado mucho tu artículo ;-D. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Harker! Me alegra oír eso :D Este tipo de textos tan personales no siempre conectan con todo el mundo, pero al parecer, éste no ha sido el caso. Un saludo y gracias por dejar tu comentario :)

      Eliminar
  10. No sos el único, a mi también. Recuerdo haber empezado en la casa de un amigo jugando al Duke3D contra otro que estaba a la vuelta de la esquina, los locos se habían hecho tirar un cable coaxil..... Que recuerdos... Cada tanto despuntamos el vicio y siempre estamos a la espera de que salgan juegos nuevos con opción de LAN. Jugar en internet contra desconocidos me resulta aburrido, pero contra un amigo la cosa cambia y mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso igual. Pocas veces me divierto jugando con desconocidos (alguna excepción hay, claro). Pero en compañía de un amigo todo se magnifica y el nivel de complicidad juega un papel muy importante.

      Tiempo después a lo contado en el post, jugué mucho a Starcraft de ese modo que comentas en casa de un amigo. Menudo mapas nos inventábamos!

      Eliminar
  11. A mí esos juegos me quedan un poco lejanos, de hecho tan sólo hace unos ocho o nueve años cuando entré en mi primer cyber café. Era esa época, en la que al menos, en cada esquina de mi barrio podías encontrarlos.

    Hacía unos meses que habíamos contratado internet y yo tenía en posesión mi primer ordenador. Internet era un mundo entero por explorar y yo no tenía ni idea de que hacer. Así que pasé parte del verano, por no decir un verano entero, del ordenador de casa al ordenador del cyber explorando la red xD Era emocionante.

    El caso es que no sé muy bien, como acabé probando el Counter Strike. Me parecía increíble poder jugar con gente a kilómetros de distancia o con mis colegas del barrio que estaban sentados a ambos lados y los oía gritar o insultar, a veces por mi culpa xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también recuerdo las primeras veces navegando por internet, era algo mágico. Mucha información, sobretodo en inglés, de cualquier tema.

      Yo es que soy más viejuno y me he remontado unos años más pero al final lo que importan son los recuerdos y las sensaciones del momento ;)

      Eliminar
  12. La verdad es que podría contar durante 8 horas como fueron mis comienzos en internet el querido "plan noche"... ufff, que viejo estoy....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te refieres al hecho de jugar por las noches hasta que se hiciera de día... Te comprendo perfectamente! jaja

      Eliminar
  13. Capullo :D... al final me has puesto los pelos de punta y todo. Felicidades por este gran post y gracias por compartir tu esperiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de esas pocas ocasiones en las que uno se siente halagado con un insulto jeje En serio, me alegro mucho de haber causado esa sensación en tí.

      Eliminar

Gracias por comentar!

Quizás también te interese...